El Presupuesto 2019 elevado al Congreso por el Ejecutivo Nacional profundiza el ajuste en Educación, Universidades y Ciencia. El gobierno buscará su aprobación el 24 de octubre. Ese día vamos a un Paro Nacional en defensa de la Universidad Pública y la soberanía científica.

El proyecto oficial reconoce el avance de la crisis económica, provocada por las medidas de ajuste de los últimos tres años. Proyecta una caída real del PBI de 2,4% en 2018. En relación al presupuesto universitario implica una caída real del 15,9% en dos años (2018 - 2019). Supone  también la desaparición de las metas de becas para estudiantes de bajos recursos y de carreras prioritarias, y reduce -un 35% en relación a 2017- el número de beneficiarios y los fondos destinados al Progresar.

Los recortes, la subejecución del presupuesto, el atraso en las transferencias, la paralización de las obras, el impacto de la devaluación y la inflación, profundizan el ahogo presupuestario a las universidades iniciado en 2016. Estas políticas comprometen seriamente la capacidad de las casas de estudio para garantizar el derecho a la educación superior pública, gratuita y de calidad, y representan un duro golpe a la soberanía científica de nuestro país.

En contraparte, su carácter regresivo se expresa en un sostenido -e inédito- incremento de los recursos destinados al pago de la gigantesca deuda pública contraída, que en el Presupuesto 2019 registra un incremento del 48,8%, siendo el único ítem con una pauta superior a la inflación proyectada.

Por otra parte, el fracaso de la política anti inflacionaria anunciada por el gobierno nos empuja hacia un escenario en el que las y los docentes tendremos que exigir la aplicación de la cláusula de revisión contemplada en el último acuerdo salarial.

Tras largos meses de conflicto paritario, sostenemos -en la más amplia unidad- la lucha en defensa de la educación, la universidad y la ciencia:

NO AL PRESUPUESTO DEL AJUSTE.